jorgepabloCrecer bajo el calor de los hornos y la música emitida por los tornos de cerámica tuvo notable efecto en Jorge Pablo. De  manera tan natural como la tierra misma, éste joven oaxaqueño, proyecta piezas escultóricas desafiantes en tamaño y composición. Con la tradición corriendo por sus venas, como buen árbol que crece hacia los cielos ha sabido integrar nuevas maneras, visiones, estéticas a su trabajo. El resultado de su obra lo ha llevado ya  a exponer fuera de las fronteras, en un proceso de contínuo crecimiento que parece no querer detenerse.

Como buen árbol…